¿Cómo hacer un escanciador de sidra casero?

El frescor de la sidra es irresistible y ya muchos no quieren esperar a ir a un restaurante o bar para degustar de un escanciado tradicional. Sino que por el contrario se desisten por los escanciadores existentes en el mercado. Los hay de muchos tipos y marcas, pero el indicado será determinado por el tipo de necesidad que tengas.

Lo importante es que el escanciador sea capaz de conservar el sabor de la bebida y resaltar todas sus propiedades. Se trata de todo un ritual en Asturias que debe ser honrado. Pero ¿qué pasa cuando no tengo un escanciador cerca?

Cuando eso sea lo que ocurra, de manera provisional se podrá hacer un escanciador de sidra casero. Lo mejor de todo es que no se necesita de muchos materiales, y tampoco de mucha experiencia para realizarlo.

Escanciador de sidra casero

¿Qué tipo de escanciador es el más conveniente de hacer en casa?

Cuando el bricolaje apasiona, lo más probable es que se desee intentar de todo un poco. Y algunas veces el camino más sencillo es el adecuado de tomar. Esto es lo que ocurre en lo que se refiere a los escanciadores caseros. Hay que recordar que existen tres formas de escanciar la sidra, las cuales son:

El escanciado tradicional:

El escanciado tradicional necesita de una gran habilidad y numerosa práctica, es por lo que no cualquiera puede hacer uso de este tipo de escanciado. Para este se debe dejar caer un chorro muy fino de sidra sobre la pared interior del vaso.

Esto lo que logrará es que el líquido se oxigene. Suena sencillo, pero la forma de hacerlo es con la persona encargada de ello sosteniendo el vaso de sidra por debajo de su cintura, mientras que con su otro brazo y por encima de la cabeza, dejará caer el líquido de la botella.

Además el vaso necesita ser sujetado con los dedos pulgar e índice, así como con el dedo del corazón el fondo del vaso. El resto se recoge en la palma.

El escanciado eléctrico:

Con este método hace falta un escanciador eléctrico, el cual hará este proceso de manera automática. Estos consisten de un soporte que irá sostenido al vaso en conjunto de una bomba eléctrica de absorción. Esta a su vez es la que extrae el líquido, para activarlo se emplea un botón.

Los escanciadores eléctricos bien pueden funcionar con baterías recargables o por cargadores eléctricos.  Y si bien son simples de usar, no son tan simples de replicar de forma casera.

El escanciado manual:

En cambio con los escanciados manuales la sidra debe ser vertida por medio de un mecanismo. Dicho mecanismo está hecho con un cilindro y un émbolo, el cual succionará la bebida. También lo está por una palanca que controlará la fuerza de dicho chorro.

Por igual, en este tipo se presentan los tapones escanciadores de sidra que sirven para regular la presión de la sidra. Este tipo no necesita de baterías o cargadores, por lo que es una de las maneras más sencillas de escanciar la sidra. Y por lo tanto la más recomendada si se está buscando una solución rápida a la falta de un escanciador.

¿Cómo hacer un escanciador de sidra manual?

Para este escanciador se necesitará apenas de un corcho, y una navaja. Es todo.

Pasos para hacerlo:

1.- Extraer el corcho:

Primero se tiene que extraer con delicadeza el corcho de la botella donde esté. Debes tener cuidado con que no se rompa la botella y emplear un sacacorchos adecuadamente para ello.

Después de retirar el sacacorchos, tendrás que apoyar uno de los lados del corcho de la superficie lisa y terminar de sacarle.

2.- Hacer un corte por el eje vertical:

Lo que sigue es que con la ayuda del cuchillo o navaja harás una incisión por el eje vertical. Para esto debes ubicarte en la mitad del círculo, pero es importante no llegar al fondo.

Debes recodar dejar uno dos centímetros sin corte porque de lo contrario el corcho se romperá.

3.- Hacer un corte perpendicular en su eje:

Seguidamente de sacado el cuchillo, tienes que tumbar el corcho y realizar un segundo corte. Este debe ser uno perpendicular al eje del mismo.

Hay que hacer en su totalidad el corte con el ángulo de 90 grados como con el corte pasado. Por lo que, hay que hacerse en el punto donde la incisión anterior se haya dejado. Con este corte se logrará retirar un trozo del corcho con forma de un medio cilindro.

4.- Realizar el respiradero:

Cuando se sigue por el cuarto paso tu escanciador manual ya tendrá forma. Es por el orificio que la sidra va a salir al ser usado. Pero todavía falta que lo haga de modo fluido, y para esto es necesario hacer un respiradero.

Gracias a esta entrada de aire la salida del líquido se dará a la perfección y sin interrupciones. Para esto se tumba al corcho, usando como apoyo el lado curvo que ha sido cortado.

Al estar así se hacen dos cortes a lo largo, estos tienen que ser poco profundos y con ellos hacer posible el retiro de un trozo que tendrá la forma de una cuña. Esta asimismo necesita llegar de extremo a extremo del corcho. El resultado final hará mirar a través de del corcho.

5.- Emplear:

¡El escanciador manual ya está listo! Para usarlo tiene que ser introducido en la botella de sidra sin descuidar el primer agujero, porque un agujero tiene que ser dejado para que así la bebida pueda salir.

Consejos para reconocer una sidra de buena calidad

Si bien los escanciadores de sidra determinan la excelencia en esta bebida, también hay que considerar que la calidad de la sidra termina siendo el punto principal. Por lo que estas son algunas señales de que la sidra es una de perfectas características:

  • La sidra debe espalmar: Cuando se esté en el proceso de escanciado, se debe procurar que la sidra espalme. Este término quiere decir que la espuma superficial generada en este proceso debe desaparecer rápido y por completo. No debe dejar rastros.
  • Tiene que analizarse su aguante: El aguante se refiere a la permanencia de burbujas en la sidra cuando ha sido escanciada. Debe tener esto una persistencia prolongada.